Agosto y Enero

Es curioso, en enero ambos teníamos el corazón roto,

aun sin conocernos ya teníamos algo en común.

Ahora sé que ambos recorrimos las mismas calles,

que ambos anduvimos medios perdidos,

que nos preguntábamos por la soledad del amor y nuestra cobardía

que tú decidiste tatuártelas en la piel,

y yo, que recién las conocía les pedía ansiosamente una tregua.

También podríamos tener en común agosto,

Me pregunto ¿por qué no pasaste por mi lado diciendo que todo terminaría mal?

En agosto tú ya estabas en pedazos,

Y yo, yo no me daba cuenta de que la vida se burlaba una vez más.

Sabes,

al iniciar cada día sumo y sumo motivos para terminar,

para decir ya basta de nosotros,

pero al caer la noche

esta noche en particular

acepto que eres tú el que se cuela en mi piel cuando se me eriza

que mientras bailo sola en mi habitación

me veo enamorada de ti

que tu nombre se me tatúa en la piel con la misma intensidad en la que odio amarte

reconociéndome enamorada de ti

En palabras tuyas Puto, feo e imbécil, de ti.

Anuncios